Ori and the will of the wisps. La aventura de un momento de paz y tranquilidad. Analisis.

#Review Games 05 de mayo de 2020 Por Gaston0305

Uno de los juegos claves de Microsoft para este año era la nueva aventura de Ori, juego que pertenece al espíritu de la naturaleza más carismático de las industria de esta última década.

Un juego que te dejara con la boca abierta y que desde el momento que escuchas su dulce tonada en la intro lograra cautivarte a un plano desconocido.

img_sbustos_20190401-170116_imagenes_md_otras_fuentes_ori_and_the_will_of_the_wisps_1-kiRD-U461392581532ctF-980x554-MundoDeportivo-Web

Desarrollo:

Ori and the will of the wisps, no anda con rodeos y explica la historia y la narra de una manera sutil, delicada, y sentimental que toca el corazón de cualquiera. Y va directo al grano.

No sabemos por qué pero desde que el juego arranca, te metes en el sin darte cuenta sufriendo una extraña hipnosis. Al arrancar, Ori, no tendrá nada, por lo deberá de hacerse de sus primeros orbe luz para ir defendiéndose de sus enemigos. El árbol de habilidades es extenso y como bien dije empezamos sin nada, simbología de cómo llegamos al mundo, bien marcada desde el principio.

Cada paisaje, que la naturaleza de estos bosques, montañas, pantanos y llanuras de fuego ofrece son tratados con sutiliza, con tal sutiliza que en verdad la versión de XBOX ONE común se me quedó un poco atrás, más en un TV 4K, ahora en PC los paisajes son un deleite a nuestros ojos, un sin de danzas de colores, que van de un lado otro y se intercambian a medida que avanzamos haciendo que nuestras pupilas bailen flamenco ante tanta hermosura.

Como les decía Ori podrá ir adquiriendo habilidades de dos clases algunas serán para avanzar como trepar en las paredes, saltos más potentes, y otras de peleas como invocar guardianes para que te defiendan, espadas de luz, restaurar la vida, etc. Así mismo Ori también debe juntar fragmentos para abrir puertas por lo que el mapa resulta ser esencial, y visitar al cartógrafo que develará la totalidad del mismo, no es una mala idea.

También tendremos personajes que nos darán misiones secundarias como aquellos que también nos venderán nuevas habilidades.

analisis-ori-and-will-wisps-xbox-one-windows-10-1888321

Música y gráficos:

Sinceramente la música es punto a parte en esta aventura, porque es increíble como genera tanta paz, a la vez que hacemos frente a nuestros enemigos, así el juego nos ira conquistando con cantos tranquilos y armoniosos que se van juntando para hacer la combinación perfecta que genera deseos de no abandonar el juego, como bien dije los gráficos son perfectos, efectos de luces increíbles, acuarelas dibujadas a la perfección, un trabajo digno de una empresa a la altura de Microsoft.

Ori-y-la-Voluntad-de-Wisp-Como-derrotar-a-Kwolok

Optimización: 

Lamentablemente la aventura de Ori es pesada y se necesita una máquina potentísima, es más encontraba problemas sonoros en golpes y saltos pero mi intuición gamer me llevó a esperar el disco estado sólido que había comprado y todos los problemas se solucionaron. A parte de esto la verdad es que el juego no presenta problemas y está optimizado con excelencia de eso no caben dudas.

 Creatividad y jugabilidad:

La creatividad no solo está en el diseño de Ori, y de los otros personajes, sino también en los enemigos que encontramos, desde babosas, gusanos gigantes, lobos, avispas etc, todos ellos con un toque peculiar que no te harán olvidarlos fácilmente. Y a todo esto no contemos los jefes que gozan de un ingenio único y poco visto. El juego además responde a la perfección en controles, y es fácil de configurar, accesible en todo sentido.

ori-and-the-will-of-the-wisps-portada.webp

Conclusión:

Ori and the will of the wisps, nos dio una gran satisfacción, nuestro querido personaje tuvo una segunda aventura mejor que la primera y a la altura de las circunstancia de una secuela impecable con todas las letras.

 

Nota Final: 10. OBRAS MAESTRA

Agradecemos a Microsoft Argentina por la copia cedida para hacer esta review para todos nuestros lectores.

Redacción:

Joel Aguilozi

Te puede interesar